Tratamientos de periodoncia e implantología

 Recupera tu pieza dental como si fuera natural 

 

La periodoncia es la especialidad de la odontología que trata las enfermedades periodontales, aquellas que causan daño en los tejidos que recubren los dientes.

Las más frecuentes que podemos encontrar son la periodontitis y la gingivitis. Esta última consiste en la inflamación de las encías, debido a la acumulación de sarro en los dientes y encías, lo que provoca la inflamación y sangrado de las mismas.

Si la enfermedad no es tratada a tiempo, puede derivar en una periodontitis. Durante esta fase, las encías se retraen y forman bolsas que se pueden infectar. Este tipo de lesión puede dañar el hueso que soporta el diente y favorecer su pérdida.

Los síntomas de las enfermedades periodontales pueden ser diversos: Halitosis o mal sabor de boca constante, inflamación o enrojecimiento de las encías, sensibilidad o sangrado o hipersensibilidad dental.
 
Por su parte, la implantología es la rama de la odontología que se ocupa de la realización de tratamientos de implantes dentales.

En los últimos años, esta práctica se ha convertido en el mecanismo perfecto para solucionar las ausencias dentales. Se realiza a través de la incorporación de pequeños tornillos de titanio u otros materiales, que no generen rechazo por parte del sistema inmunológico, y que cumplan con la función de las raíces naturales de los dientes que hemos perdido con anterioridad.

La unión del implante al hueso se denomina osteointegración y se alcanza cuando colocamos la prótesis dental sobre el implante.

Debemos tener en cuenta que no todos los implantes dentales son iguales; existen en el mercado diversas marcas del mismo y no todos gozan de la misma calidad. La diferencia radica, principalmente, en los materiales y los estudios científicos que respaldan cada marca. Además, nadie notará que llevas un implante dental.

Los dientes artificiales que se colocan sobre ellos se diseñan para que parezcan naturales y propios de la persona que los lleva. Aunque tendremos que tener en cuenta que el implante no nos durará para toda la vida, necesariamente. Puede pasar que el implante se mueva si no se ha integrado bien en el hueso y la encía. En este caso, hay que quitarlo y nosotros valoraremos si se puede poner otro.

Existen diversas enfermedades periodontales que pueden afectar al implante. Una inflamación de la encía alrededor del implante, es decir, una mucositis, puede evolucionar a una periimplantitis. Esta se manifiesta en una infección del hueso que lo sujeta, lo que reduce su estabilidad.

Por todo ello, si posees algún implante deberás seguir varias recomendaciones. El consejo más importante será que tienes que conseguir una óptima higiene de tu boca y esto se podrá obtener gracias a un buen cepillado, que tiene que llegar a zonas inaccesibles. Es en estos lugares donde se acumula el sarro y que puede propiciar el desarrollo de infecciones. Además, deberás complementar la higiene de tu boca con irrigadores bucales.

Si llevas implantes es una buena opción contar con este tipo de aparatos, ya que podremos aplicar agua a presión tanto en dientes como en encías y limpiar la zona con profundidad. Y no te olvides de hacer tus revisiones anuales con tu dentista.

¡La prevención el tratamiento dental más barato que hay!

 


Si quieres conocer más información sobre nuestros servicios de implantología y periodoncia, no dudes en llamarnos al .


 

Solicítenos información sin compromiso